Especial Thee Brandy Hips “Raincoat”

16 feb

 

 

 

Lo han conseguido. Así resumiría el “Raincoat” de Thee Brandy Hips. Un disco del que presentamos un 1×1, un track by track, que es todo un honor poder hacer. Justo cuando este viernes los podremos ver en el OWNW vs DR en el PopBar de RazzClubs. Antes explicaremos que nos parece, ya que llevamos comentándolo en 140 caracteres desde hace casi un mes. Thee Brandy Hips son un grupo que ha luchado este álbum. Nuestra relación con ellos se remonta a 2009, un inicio que ya comentamos cuando los confirmaron para el Primavera Club 2010. Desde entonces que los tenemos marcados, pero ha sido en Twitter donde hemos podido seguir de cerca su evolución y esa consecución. Donostia no es Barcelona. Es algo que quería destacar. Es una banda  muy ligada al 2.0, que ha sabido sacar provecho a ello y que han aprendido a darle un buen uso. Han hecho encuestas a mano alzada de si preferíamos vinilos o cedes (y han sacado tiradas limitadas de ambos formatos), o anunciado los pasos del disco, así como que entraban a grabar en El Tigre de Bilbao con  Jon Aguirrezabalaga y mezclado por Xabier Egia de We Are Standard… Un día a día que gusta leer y no empalaga. Todo esto siguiendo firmes en la independencia. Sin agencia de management y con sello propio, sin padrinos que les busquen bautizos, ellos solos se manejan cada “bolo”, la promoción y se autogestionan las ganancias. Y hasta hoy, congregando poco a poco una notable minoría que les siguen y esparcen la voz. Caen simpáticos y son auténticos.

 

Y todo está muy bien, pero si cuando el disco sale a rodar, no marcan, puedes quedar escondido en la mediatabla sin más. Quizás es donde estaban con el “We Are Love” (2009), un EP que no terminaba de despegar a pesar de buenos temas como “V Empire”, muy radiada en iCat FM, o la bonita balada “Mr. Thinman“. Podría seguir con el símil futbolístico, pues ahora están con el puesto UEFA más que asegurado y ya mirando a Champions seriamente. Este “Raincoat”  arranca por el camino fácil. La vía directa, con “Kosmikar“, con ritmo nervioso, riff’s juguetones, pero es que le sigue “Cynisim“, de los temas más celebrados de lo que va de año y lo será a lo largo. Trepidante. Sin pausa, pegadiza y todo eufória. Y no ha terminado que el rasgueo acústico de “Nerves” ya te ha enamorado. Otra vez ese teclado a lo lejos, y la vitalidad no dejando respiro. The Shins. Tras el inicio que marcan estas tres, llega la parte más elaborada con “In My Room” y “Dissolve Your Love Into Water“. Desarrollo lento, pausado, saboreando la subida hasta el estallido, muy marcado en “In My Room” y más sútil en “Dissolve..” donde me viene a la cabeza Best Coast. Con “Shoegazing” consiguen un broche de oro a esta parte del disco, dejando claro que si quieren ponerse a experimentar y sobreponer capas, también van sobrados. No solo de la inmediatez vive el Brandy Hip. El título de la canción sirve para entender la ironía y la autoparodia que gastan, nombrando así: “Shoegazing”, una canción en la que el ruido atronador es el objetivo que van persiguiendo en los 5 minutos hasta lograrlo al final. Vuelve entonces el desparpajo y la vitalidad, los saltitos, el deje garajero, y los riffs divertidos: “Wayne”, las “parapapas” de “Overexposed” “Boxing Day“. Todo color, alegría y fuerza, siempre con esa voz tan particular de Asier, que termina siendo un de los toques más personales y distintivos del grupo. Sin darte cuenta, el disco llega a la parte final. “Indian Summer” y “Ice Cream Ballad“, dos temas en los que solo visualizo a Vampire Weekend asintiendo con conformidad. Percusión de Alex sutilmente africana en ambos temas, y punteos destellando frescura. “Ice cream ballad” es una explosión que para cerrar un disco (y un concierto) resulta infalible. La producción del disco es impecable a lo largo de los 40 minutos y los 11 temas se escuchan de una tirada, manteniendo cierto aire lo-fi, pero sin recargar ni usándolo para enmascarar carencias, suena de mil maravillas. Los clásicos añejos quedan lejos del sonido del quinteto Thee Brandy Hips, más cercano a influencias recientes, un proceso natural. Los géneros se reinventan y así es como suena el POP en los 2010′. Lo han conseguido, joder si lo han conseguido.

 

 

Ahora cedemos el turno a ellos. La mayoría escrito por Asier (voz, guitarra) y retoques de Alejandro (batería). Ha quedado muy, muy, muy interesante. Anécdotas, nombres de grupos (¡coincidimos en algunos de los ya nombrados!), discordancias, cambios de última hora… todo lo que se te ocurriría preguntar, aquí lo lees. Qué orgullo contar con esto. Allá va. Esperamos que os guste tanto como a nosotros. Aprovechamos para darles las más sinceras gracias. Y ahora ya sí, tras el salto a gozar:

 

1-.Kosmikar: Habla de enamorarse en un parque de atracciones,de esas cosas que no pasan ya, esos clichés que ya no sé cumplen en tiempos de los hijos tróspidos, así que en cierta forma es una canción escapista al hilo de “I wasn’t made for these times” de los Beach Boys. Además, esta canción nació en el momento de mayor crisis durante los meses que estuvimos componiendo, muy cansados y todo el rato al borde de la discusión definitiva. Al principio apestaba a Vampire Weekend, así que hubo que darle un buen meneo. La estructura es más rara de lo que parece, y Jon se curró un buen muro spectoriano de guitarras en los puentes.

2-.Cynicism: En Cynicism buscamos hacer pop sin muchos aditivos, sobre todo sin edulcorantes. A mi me recuerda a los Posies o a despertarse para ir a mear una noche de mucho frío. Como en otras muchas, la pelea a la hora de la mezcla fue cuánto esconder la voz. Al principio la queríamos aún más sucia, pero Jon y Xabi nos camelaron bien. Álex, a posteriori, insiste mucho en que le suena a los Guided By Voices del hifi. La letra es algo así como sociopolítica.

3.- Nerves: Es un pequeño homenaje a la banda de Paul Collins, más que nada porque el riff es muy escuela Nerves. Iñaki le añadió una acústica chula y Jon nos propuso utilizar el surf-piscodélico (que antes estaba en el medio, partiendo la canción, muy al estilo Brandy circa We Are Love) de outro, nos gustó y así se quedo.

4-.In my room: Habla de quedarse en casa, un poco a lo hikikomori. Personalmente siempre me ha gustado pasar mucho tiempo en mi cuarto cultivando moho y viendo crecer las pelusas de la moqueta. Es de las más antiguas, y ya la tocábamos a mediados de 2010, junto a Nerves, Ice Cream Ballad y una que al final descartamos. Cuando escuchamos el último de los Feelies flipamos porque la canción que lo abre se parecía bastante a aquel descarte nuestro. En guitarras y teclados la canción tira bastante al shoegaze, el patrón de batería es prácticamente soul y la voz es muy popera, así que el resultado es muy raro. Está a huevo para una remezcla a lo Stereolab. Ahí lo dejamos.

5-.Dissolve your love in water: Está canción nos trajo de cabeza, fue de las primeras que empezamos y la última en resolver. Es un intento de canción honesta de desamor que sé queda en casqueta, pero casqueta 50s que siempre mola más. El giro 50s es sobre todo cosa de Jon, que vio muy clara la estructura y le bajó rpm y el tono a la voz. Os recomiendo la lista de Spotify Be My Baby, con un montón de canciones que empiezan como la canción de las Ronettes. El asunto es que es un ritmo muy guapo (claro) pero que condiciona mucho la evolución de la canción, al menos en nuestro caso. Jon tiró por la vía más sencilla, y acertó.

6-.Shoegazing: Habla de la vergüenza y cosas un poco emos. Supongo que a día de hoy no escribiría nada así pero en realidad me gusta mucho la canción. La broma del título ha quedado un poco pobre, pero es que es más o menos literal: mirarse los zapatos de la vergüenza. Hasta el momento nadie los ha citado, pero esto de mantener la batería y la tensión en mínimos es muy Yo La Tengo.

7-.Wayne: Aquí quisimos hacer una canción a lo Australia de The Shins pero muy destrozada. Creo que es el corte más corto y directo que hemos hecho. Jon tenía en mente el King of the Beach de los Wavves para la producción, pero esta es más saltarina, así que quizá sea más referente el In the Aeroplane over the Sea. Estaría guay rescatar la maqueta primera, porque era indie-pop de manual.

 

8-.Overexposed: Creo que cuando la hicimos andábamos flipadetes escuchando Of Montreal, y el puente y el estribillo van por esa línea de grupos Elephant 6 o, por citar las palabras que solíamos usar en el estudio, “pop preciosista”. Hice una versión previa que sonaba a Paul Simon harto de vino y entre todos la arreglamos para que fuese socialmente aceptable.

 

9-.Boxing Day: Mi favorita del disco. Me gusta mucho el riff de guitarra y la salida del estribillo. Deu hizo unos coros muy chulos para el estribillo después de dos meses dándole el coñazo (¡gracias!). Habla un poco de ser joven y díscolo, pero hablamos de oídas,nosotros somos de acostamos después del teleberri. Esta y Kosmikar son prácticamente las dos últimas canciones que hicimos, y hubo un punto de sacarlas por cojones, más o menos entre todos. Llama la atención que sean tan felices, estando tan quemados como estábamos para entonces.

 

10-.Indian Summer: Bueno, toda la canción sale de una idea de Carlos y Aritz llamada “Nananana in the jungle”. Eran dos minutos de ruidos de animales y coros dudosos (Aunque Charly clava la zarigüeya) Al final los coros pasaron ser el riff e hice una letra sobre una broma privada sin demasiada gracia. La canción quería copiar el rollo del “Good old days” de The Lodger, pero como siempre cogimos el desvío de la distorsión y se ha quedado a medio camino, a huevo para que alguien la remezcle rollo disco.

11-.Ice Cream Ballad: Lo más interesante de esta canción para nosotros era romper el típico patrón tropicaleo que funciona solo y hacer algo inesperado. De ahí el puente y la salida de la canción, algo así como a lo Dinosaur Jr., porque, por lo demás, no deja de ser una melodía pop. Decía Jarvis Cocker que se obsesionaba con las chicas fácilmente pero que por suerte se le pasaba en un par de días. La canción habla un poco de eso de esos miniromances de dos paradas de autobús o de 4 días en el cine. De lo fácil que se enchocha uno en estos tiempos y lo poco que cuesta pasar todo ello. ¡Odio eterno al amor posmoderno!

Para verlo en directo: este viernes en el Pop Bar de RazzClubs. ¡A partir de las 00:30h!

 

 

8 Responses to “Especial Thee Brandy Hips “Raincoat””

  1. Casablancas 16/02/2012 at 12:29 #

    Nadie ha hablado todavía de los Strokes?
    No los mencionáis…
    :)

    • Jordi 16/02/2012 at 16:36 #

      No es premeditado EVITAR hablar de ellos, es una referencia que no me ha parecido próxima. Sinceramente lo digo.

      • Casablancas 19/02/2012 at 16:34 #

        Realmente era una broma, en muchas de las referencias al Raincoat los opinadores hablan de Strokes y no se donde leches encuentran la similitud…

        Supongo que en el grupo tienen que alucinar con que les comparen con Strokes, cuando no hay ni nota de ellos…

  2. Miniromance 16/02/2012 at 13:01 #

    Nunca os había comentado, pero es bueno estrenarme ahora, ya que descubrí Thee Brandy Hips aquí. Además este Raincoat me tiene enganchadísima!

    • Jordi 16/02/2012 at 16:38 #

      Muchas gracias :)

      Estos mensajes son muy “reconfortantes”. Y comenta cuando y cuanto quieras!

  3. Olímpico 16/02/2012 at 15:22 #

    Ayer escuché el disco por primera vez y tuve que repetir hasta tres veces “Cynicism”, menudo trallazo! Lo mejor es que el resto del album mantiene el nivel. Para mi, será de lo mejor de 2012 con toda seguridad. Para colmo que la portada sea tan guay y represente tan bien la esencia del disco, ayuda mucho.

    Me gustan mucho las referencias a las que hacen mención (con la de Paul Collins me han ganado para siempre), se nota que son unos tipos con cultura musical y que disfrutan con esto, y no una panda de niñatos que montaron un grupo después de flipar con Editors o Maximo Park y descubrir el Is This it. Es de agradecer. Les deseo todo lo mejor y espero poder verlos en directo próximamente por Pamplona.

Leave a Reply